La competividad extrema no produce bienestar extremo. En este artículo de Evonomics -revista de economía informada en las raíces biológicas del ser humano-, se exponen las diferencias de bienestar entre los EE.UU y países mucho menos ricos, pero no tan desiguales, como Grecia. Lo curioso no es que la gente pobre sea menos saludable en EE.UU. que en Grecia, sino que los problemas de salud y de bienestar psicosocial se extienden a toda la sociedad estadounidense.

Ver noticia original ➥