"Es de urgencia que el desamiantado se aborde en el ámbito educativo", afirmó Galvín, quien subrayó que también es necesario realizar por la Consejería de Educación un registro de centros con presencia de amianto (con datos del elemento concreto en el que está presente) y determinar el personal que puede haber estado expuesto a este material.

Ver noticia original ➥