La práctica totalidad de dirigentes que protagonizaron la controvertida gestión de la catástrofe han seguido acumulando puestos durante más de una década. Los gobiernos de España y Galicia, la Guardia Civil, la Comisión Europea o empresas privadas han sido algunos de sus destinos.

Ver noticia original ➥