Las noticias falsas son la salvación de las oligarquías, el grupo de señores que redactan las funciones de eso que una vez se conoció como democracia liberal. No hay nada más peligroso para la estabilidad de nuestro actual sistema que una ciudadanía con capacidad de informarse, esto es, de saber elegir canales confiables de acceso a lo cierto. El poder capitalista no dejará de agradecer nunca a los posmodernos la ruptura de la idea de autoridad intelectual.

Ver noticia original ➥