Ese sábado, un autobús en el que viajaban acarreados del PRI fue asaltado por las mismas personas a quienes les vendieron su voto en Nezahualcóyotl, por 10.000 pesos cada uno. La persona que los reclutó también era complice de los asaltantes.

Ver noticia original ➥