Es uno de los estados más violentos del país. Aquí, el crimen organizado controla los pueblos y deja a sus habitantes sin escuelas, transporte ni cobertura médica. Viven angustiados sabiendo que pueden ser las siguientes víctimas.

Ver noticia original ➥