Cuenta Michael Wolff (Nueva Jersey, 1953) que cuando se presentó a Trump para decirle que quería escribir un libro sobre su carrera hacia la Casa Blanca, el magnate pensó que le estaba pidiendo trabajo. La anécdota revela parte de la personalidad del político más poderoso del mundo: una persona que piensa que el planeta gira a su alrededor, como si el resto de seres humanos fuesen sus satélites. De hecho, como le confesó a Wolff, su aspiración es ser «el hombre más famoso del mundo».

Ver noticia original ➥