Problemas respiratorios, infecciones, enfermedades del corazón, mala digestión, diabetes tipo 2, ciertos tipos de cáncer… para todo parece ser beneficioso el ajo. Hace miles de años que Hipócrates y otros galenos prescriben este bulbo milagroso, pero a decir verdad, ni ellos ni los científicos actuales han entendido nunca del todo cómo hace realmente este condimento para mejorar nuestra salud.

Ver noticia original ➥