En una multitudinaria manifestación en Santiago con la presencia de más de 30 entidades y organizaciones en toda Galicia, las personas se quejaron de que no querían una herencia contaminada para sus hijos.

Ver noticia original ➥