Unos 400 militantes han respondido al llamamiento de la CUP para proteger su sede nacional este sábado. Mientras el Consejo Político del partido se reúne para cerrar el programa electoral del 21-D, varias organizaciones de extrema derecha han convocado una concentración ante la sede de la calle Casp. Ante la inacción de la Junta Electoral, a quien los anticapitalistas comunicaron esta convocatoria ultra, la militancia ha decidido proteger de forma pacífica la sede.

Ver noticia original ➥