Magdalena Valerio, ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, admite que la Administración central no tiene medios suficientes para la recepción del Aquarius. "Como esto ha prendido un movimiento solidario en muchas comunidades, estoy convencida de que las personas que van a venir en esos barcos van a tener atención adecuada". "Espero que no haya un efecto llamada. Más que efecto llamada, siempre me ha gustado decir que hay un efecto huida. Las personas huyen de la guerra, de los conflictos, del hambre, de la falta de sanidad…".

Ver noticia original ➥