Se ve que Ángel García, el alcalde de Siero, al que todo el mundo llama ‘Cepi’, tiene una visión muy restrictiva de la Ley de Transparencia y entiende que le obliga a exponer a la ciudadanía su patrimonio, pero no su origen. Solo así se explica que sus propiedades y su capital, que suman casi 450.000 euros, sigan en boca de sus vecinos, dando pábulo a todo tipo de rumores y teorías, porque su alcalde se niega a explicar el origen de su misteriosa fortuna. Si alguna explicación ofreció fue a su partido, el PSOE, que dio el asunto por cerrado.

Ver noticia original ➥