Sólo se han encontrado tres objetos similares en otros lugares, todos en Alemania. Rompieron partes de los cuernos e hicieron agujeros en los cráneos, y los arqueólogos no saben por qué.

Ver noticia original ➥