La eficiencia del ejército nazi. La solitaria resistencia de Inglaterra bajo las bombas. La guerra relámpago que demostró la incompetencia de Francia. Podrían ser capítulos de cualquier libro de instituto y, sin embargo, son eslóganes de propaganda bélica de la Segunda Guerra Mundial. Una propaganda que ha sobrevivido hasta hoy para convertirse en Historia.

Ver noticia original ➥