La Justicia condena a la multinacional tecnológica a abonar a las entidades de gestión de derechos de propiedad intelectual la compensación por copia privada por la venta de teléfonos y tarjetas de memoria no integradas entre 2009 y 2011.

Ver noticia original ➥