Se despide el ministro de Hacienda más longevo de la democracia, tras participar en los gobiernos de Aznar y de Rajoy. Obsesionado con el equilibrio presupuestario, su meta era conseguir a medio plazo un gasto público del 38% del PIB, parecido al de Estados Unidos; la media europea es del 46%. En sus años como ministro ha logrado pelearse con compañeros de gabinete, medios de comunicación, artistas o ayuntamientos..

Ver noticia original ➥