Los españoles pierden cada año cerca de 8.000 euros. Esa es la diferencia entre el salario bruto medio que se cobra en España y el neto que finalmente se recibe, tras pagar las aportaciones a la Seguridad Social y la retención de IRPF correspondiente. Un español cobra de media 25.980 euros, pero tras pagar los impuestos correspondientes al Ministerio de Hacienda que dirige Cristóbal Montoro, que en nuestro país ascienden al 30%, lo que realmente ve ingresado en su cuenta corriente cuando acaba el año son 18.186 euros, lo que supone 7.794 euros.

Ver noticia original ➥