La mujer, de 42 años, fue abordada cerca de la estación de tren por un hombre que la golpeó brutalmente hasta desfigurarle la cara, la violó y la arrojó gravemente herida entre las rocas del espigón de Sant Andreu. La víctima llegó a pie hasta la estación, donde fue atendida y trasladada al hospital. Al mismo tiempo, los Mossos están buscando a tres testigos que habrían visto a la víctima, después de haber sido violada, y que abandonaron el lugar sin prestarle auxilio pese a los gritos de socorro que profería la mujer.

Ver noticia original ➥