El equipo que creó una serie que triunfó desnudando la corrupción de los cimientos del Estado norteamericano viene a ver la Guerra Civil española desde el único punto de vista que puede interesar al mercado estadounidense: el de la lucha de sus brigadistas contra el fascismo. La lucha, en palabras del propio Simon «contra el mal absoluto». Añadan a la ecuación que el productor de la serie va a ser el ínclito (y catalán) Jaume Roures, y comprenderán que han saltado todas las alarmas.

Ver noticia original ➥