Ha dado la mala suerte que se encontró uno de los cebos envenenados colocados en el centro de Asturias donde aparecieron también varios buitres muertos. Pero para localizar el veneno, identificar a los autores o persuadirles de colocarlo, hace falta ser eficaces. Si el día 1 de Mayo salíamos en compañía de la FCQ a buscar el ejemplar dado que emitía señales con evidente sospecha de muerte, el día 3 volaba el helicóptero de la Guardia Civil sobre la zona intentando localizar indicios de veneno.

Ver noticia original ➥