Joan Rojas Mas se dedicó al negocio familiar del textil hasta que su espíritu emprendedor y su afición a las motos le llevaron a inventar, en los años 90, una prenda que servía para protegerse el cuello y la cabeza y que bautizó con el nombre de ‘Buff’. Con su moto recorría las carreteras de Igualada y para guarecerse del frío y del viento en el cuello y la cabeza, empleaba una braga militar si bien detectó que ésta le resultaba muy incomoda para pilotar su moto…

Ver noticia original ➥