Como es lógico, el odio es el principal enemigo de su mensaje. Así se lo han hecho saber el grupo de fascistas que han tratado de reventar un acto que presenciaban centenares de familias. Un cordón policial ha impedido incidentes de gravedad, pero los agentes se han mostrado impasibles ante los cantos del Cara al Sol, los pitos o los gritos de "fuera, fuera" de los fascistas a las magas y a todo el resto de participantes de la cabalgata.

Ver noticia original ➥