Según ABC Australia, las imputadas en junio del 2016 invitaron al joven que padecía Asperger a la casa donde convivían, ahí lo apuñalaron hasta la muerte y enterraron en el jardín trasero. En cuanto fueron descubiertas, Lilley confesó a la policía que la escena del crimen era parte de su investigación sobre asesinato y tortura para una trilogía que estaba escribiendo. La joven ya había escrito una novela de asesinatos a los 16 años. "Play Zone", es su libro de ficción donde el personaje principal era un asesino en serie.

Ver noticia original ➥