La Audiencia Provincial de Salamanca ha condenado a 30 años y 9 meses de prisión a una mujer, M.R.S.P, por aprovechar el contacto con hombres en distintos bares y en la calle para drogarles con medicamentos y luego robarles, uno de los cuales falleció posteriormente. Según la sentencia, sobre unos hechos que ocurrieron entre abril de 2014 y febrero de 2015, se trata de un homicidio imprudente junto a otros delitos por robos con violencia y lesiones.

Ver noticia original ➥