Katharina Katit-Stäheli, una ciudadana suiza acusada de degollar a su bebé de 10 meses en un hospital de Torrevieja (Alicante), ha admitido los hechos durante el juicio con jurado que ha comenzado este lunes. La mujer ha aceptado ser condenada a 11 años de cárcel. Aunque la Fiscalía solicitaba en un principio 17 años de prisión para la mujer, ha decidido rebajar en seis años su petición por el trastorno adaptativo de personalidad que ésta padece, lo que ha supuesto la aplicación de la eximente incompleta por alteración mental.

Ver noticia original ➥