Rodrigo explicó que la principal dificultad es conseguir las pruebas, es decir, que los padres adoptivos confiesen. La mayoría no están dispuestos por miedo a acabar procesados ellos también. Un escenario que ni los hijos adoptivos quieren.Pero Inés Pérez, en palabras de Rodrigo, "le echó narices" y cuando su hija le explicó que tenía que denunciarla para que pudiera ser llamada a declarar en contra de Vela, aceptó.,,

Ver noticia original ➥