Todo fue una invención, una estrategia para gozar de más libertad en un centro tutelado de la Junta de Castilla y León. Esa es ahora la versión ofrecida por la menor, hoy de 15 años, que en agosto de 2017 se presentó en una comisaría de Valladolid para denunciar que su madre y su padrastro la venían infligiendo continuo maltrato desde hacía años, incluso mediante el uso de un cable de móvil por parte de su progenitora con el que la daba de latigazos.

Ver noticia original ➥