Si no eres viajero habitual de Cercanías (esto es: si no tienes interiorizada tu rutina diaria de A a B y ya sabes qué tren tomar), habrás notado que el sistema no es precisamente sencillo. Si lo eres, pero algún día lo has cogido para una ruta que no conocías, puede que te hayas perdido en la estación descifrando a qué andén ir para llegar a tu destino. También es posible que ni siquiera lo cojas: para moverse dentro de Madrid, el metro resulta mucho más obvio. Que el billete de diez viajes sólo incluya metro y autobús no ayuda…

Ver noticia original ➥