La cuarta revolución industrial caracterizada por una fusión de tecnologías liderada por la revolución digital, ha puesto de relieve como los dispositivos inteligentes están equipados con sensores, procesadores y software abierto, lo que les permite recopilar datos y operar de forma autónoma. Al combinarse con la inteligencia artificial y la computación local o en la nube pueden automatizar procesos completos. Las áreas metropolitanas de París y de Múnich se han convertido en las cabeceras de la cuarta revolución industrial en la Unión Europea.

Ver noticia original ➥