Pedro Sánchez no es de izquierdas, asúmanlo pronto y se llevarán menos disgustos. Es un socioliberal moderado con un vacío ideológico proclive a ser rellenado por el primer asesor que le asegure mantenerse en el poder. Habrá medidas progresistas en lo social, civil y cultural, claro, no es el PP. Esa falta de armazón ideológico ha sido tremendamente útil para sus ambiciones, le ha sido muy sencillo adaptarse a lo que precisaba en cada momento para, desde la irrelevancia, lograr una gesta épica.

Ver noticia original ➥