Cada año entre 2.000 y 3.000 niños estadounidenses se incorporan al ciclo escolar en Baja California, México. El cambio de entorno y el desconocimiento del idioma dificultan su proceso de adaptación.

Ver noticia original ➥