En la última sesión de control parlamentario, el 9 de mayo, el presidente del Gobierno español afirmó que una diputada gallega "dedica su tiempo de asueto a romper retrovisores de coches". No conozco personalmente ni a Mariano Rajoy ni a Paula Quinteiro. Pero ahora sé que Mariano Rajoy es un mentiroso. Paula Quinteiro no está siendo investigada por ningún delito. Toda esta historia deriva de una manipulación nauseabunda de un incidente en la noche del 17 al 18 de marzo en el que Quinteiro se limitó a identificarse como parlamentaria.

Ver noticia original ➥