Al menos tres pilotos israelís han realizado declaraciones en las que se niegan públicamente a participar en la deportación forzada de solicitantes de asilo en caso de que se les pida. El gobierno israelí está dando una opción dura a decenas de miles de solicitantes de asilo eritreos y sudaneses: la deportación o el encarcelamiento indefinido.

Ver noticia original ➥