Cada 31 de diciembre celebramos el fin de año, pero esto no fue siempre así. El ser humano desde los albores de la civilización ha tratado de medir el tiempo y controlar la repetición de ciclos lunares o solares para predecir los cambios de estaciones tan esenciales en las sociedades agrarias y ganaderas. Nuestro calendario actual deriva del romano más exactamente del establecido por Julio Cesar que divide el año en 12 meses con 365 días y uno más los bisiestos.

Ver noticia original ➥