Realmente se terminan los adjetivos para la enorme evolución del mercado del automóvil de Noruega. Un país que ha decidido que los planes de dar el salto a los coches eléctricos para dentro de 10 o 20 años son demasiado largos, y se ha propuesto hacerlo ya a más corto plazo.

Ver noticia original ➥