En Diciembre cambiamos de seguro médico, y el nuevo asegurador incluía un pack de cepillos de dientes "inteligentes", que se conectan a una app a través de bluetooth. Todos los datos generados se envían a la nube. Cuando los recibimos en Enero, ni siquiera abrimos la caja. Tres meses después recibimos una segunda caja. Era un recordatorio amable de que debíamos usarlos, y de que el asegurador sabía que no los habíamos usado. (…) ¿Llegará el día que no podamos tener un seguro médido si no usamos un cepillo de dientes conectado a internet?

Ver noticia original ➥