Dirección, teléfono, tarjetas y todo dato que identifique a una persona tratado por una empresa deberá estar más diligentemente custodiado con el nuevo reglamento europeo, algo que mejorará la seguridad informática, pero que paradójicamente también podría beneficiar a los cibercriminales en ciertos casos. El nuevo reglamento de protección de datos o RGPD que entrará en vigor el 25 de mayo obligará a los responsables de su tratamiento en empresas que presten servicios en la UE a notificar en 72 horas a las autoridades de control las brechas

Ver noticia original ➥