Los restos de Lorca podrían estar dentro de un saco. No porque los metieran los fascistas que lo asesinaron, sino porque en 1986, para terminar a tiempo la obra del Parque Federico García Lorca en la localidad granadina de Alfacar, los restos de cuatro cuerpos, que supuestamente se encontraron durante su construcción y entre los que podría estar Lorca, se introdujeron en un saco para que la Diputación de Granada pudiera inaugurar a tiempo el lugar creado en memoria del que, para muchos, es el escritor andaluz más importante de la historia.

Ver noticia original ➥