Todos los procesadores Intel de quinta, sexta, séptima y octava generación, afectados Así lo han afirmado ingenieros de Lenovo, después de que Intel descubriera la vulnerabilidad a nivel interno. El fallo residía en el chip flash SPI, que se utiliza durante el proceso de encendido del ordenador, y permitía a un atacante bloquear actualizaciones de la BIOS y de la UEFI, así como eliminar o corromper partes concretas del firmware, lo cual hace que el ordenador no pueda arrancas más hasta que se vuelva a parchear el firmware.

Ver noticia original ➥