El proyecto de ley aprobado este jueves reza que las personas detenidas no pueden consentir las relaciones sexuales. De este modo, los agentes del Departamento de Policía de Nueva York ya no podrán evitar los cargos de agresión sexual con el argumento de que el sexo con personas bajo custodia fue consentido y solo ser condenados por un delito menor o por mala conducta.

Ver noticia original ➥