La semana pasada, los científicos de la NOAA estaban reuniendo los últimos datos del informe mensual sobre el clima cuando notaron algo extraño: una de sus estaciones clave de monitoreo climático había caído fuera del mapa. Todos los datos de Barrow, Alaska, la ciudad más septentrional de los Estados Unidos, faltaban. Traducción en el primer comentario.

Ver noticia original ➥