«Es motivo de división y de inquietud, pone a unos contra otros». Estos son los motivos por los que el presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, el cardenal Reinhard Marx, ha criticado la decisión del presidente de Baviera de exigir desde el uno de mayo la presencia de crucifijos colgados en la entrada de todos y cada uno de los edificios de la administración bávara. En una entrevista concedida al diario de Münich «Süddeutsche Zeitung», el cardenal Marx afirma que «si la cruz es entendida como un símbolo cultural, es que no se ha entendid

Ver noticia original ➥