En agosto de 1917, los sindicatos UGT y CNT convocaron una huelga general indefinida para protestar por las malas condiciones económicas en las que estaba sumido el país. Las reivindicaciones no fueron escuchadas y hubo una fuerte represión contra los huelguistas, pero también encumbró al movimiento como sujeto político y social.

Ver noticia original ➥