Es considerado como uno de los capítulos más oscuros en la historia de Estados Unidos. El escándalo por las torturas a las que soldados de Estados Unidos sometieron a prisioneros en la cárcel iraquí de Abu Ghraib aún marca la vida no solo de las víctimas sino también de algunos de los responsables de los abusos. Jeremy Sivits es uno de ellos. Sivits fue sentenciado a un año de cárcel por incumplimiento del deber, por cargos relacionados con la fotografía que hizo y por no haber detenido el maltrato a los detenidos.

Ver noticia original ➥