Así es la visita a la Ópera de París, un edificio que si es bonito por fuera, por dentro te dejará alucinando con sus salas, escalones, lámparas y mobiliario de lujo. Una visita que desde luego no tiene nada que envidiarle en cuanto a salones al Palacio de Versalles.

Ver noticia original ➥