El 10 de abril de 1938, con Cataluña aparentemente a punto de caer en sus manos y las centrales hidroléctricas que abastecían Barcelona en su poder, el Gobierno nacional lanzó el plan de Documento Nacional de Identidad, que es otra más de las consecuencias directas de la guerra, basado en un viejo proyecto frustrado de la dictadura (1930).

Ver noticia original ➥