La historia del seguro de vida se remonta a la antigua Roma. En aquellos días, la gente común no tenía forma de pagar el entierro de sus seres queridos. Las personas adineradas no se preocupaban por esto, pero las personas libres, los militares y los ciudadanos comunes no tenían la tranquilidad de ser enterrados después de su muerte.

Ver noticia original ➥