Tres oscenses, Elena y dos personas más, compraron tres billetes para volar de Barcelona a Irlanda con la aerolínea Ryanair el pasado mes de octubre. Casualmente, en aquellos días, una huelga de pilotos provocó la cancelación de más de 2.000 vuelos, lo que afectó a más de 400.000 pasajeros. Elena había contratado, además del vuelo, un seguro valorado en 20 euros para cubrir posibles contingencias o riesgos durante el trayecto. Tras la cancelación, se les devolvió el dinero del pasaje, pero no el del seguro. La tenacidad de Elena, abogada (…)

Ver noticia original ➥