Tras la última glaciación en Europa Occidental, el sur de Europa pudo ser un refugio para algunas especies de osos llegados del norte, según una hipótesis científica ampliamente aceptada. Sin embargo, estudios recientes han matizado esa idea. Ahora, un equipo de científicos de la Universidad de A Coruña ha reconstruido la dinámica de las poblaciones de úrsidos en la península ibérica. “Hemos investigado el ADN de las mitocondrias de un importante número de muestras de osos actuales, holocenos y pleistocenos (…)

Ver noticia original ➥