El encuentro de la nueva política sirvió para constatar que hay sintonía para seguir adelante en su intento por reformar la Ley Electoral. Empieza el nerviosismo en el bipartidismo. Pese a estar en las antípodas ideológicas, no tendría por qué ser el único consenso al que podrían llegar —la reforma de la televisión y la radio pública apunta maneras—, y esta nueva agenda parlamentaria en la que la tercera y cuarta fuerzas están tomando la iniciativa comienza a agitar a PP y PSOE y, a la política de bloques, visibilizando cierto nerviosismo,

Ver noticia original ➥